El cáncer de colon está aumentando en incidencia en los países occidentales y desarrollados y en la Comunidad de Madrid cada año se detectan más de 3.600 casos: es el segundo tumor más frecuente en mujeres después del cáncer de mama, y el segundo en hombres, después del cáncer de próstata.

La mayoría de los pacientes con cáncer de colon no tienen síntomas alarmantes, sin embargo, cuando se manifiestan, éstos suelen indicar una enfermedad más avanzada.

Los síntomas son diversos y poco específicos. Los más comunes son: cambio reciente y acusado en la frecuencia de la deposición y consistencia de las heces sin que hayan existido cambios en la alimentación ni en el régimen de vida, diarrea, estreñimiento o sensación de que la evacuación no es completa, sangre en las heces, que pueden ser muy oscuras o rojizas, materia fecal de menor calibre o más líquida de lo habitual, molestias en el abdomen, dolor, hinchazón, presencia de gases, sensación de saciedad, cólicos mantenidos, pérdida de peso sin motivo aparente, fatiga o cansancio persistente o anemia por pérdida de hierro sin causa aparente.

Los principales factores de riesgo para desarrollar la enfermedad son la edad (a partir de los 50 años), hábitos como el tabaco y el alcohol, las dietas ricas en grasa e hipercalóricas y la vida sedentaria.

¿Cómo prevenirlo?

En primer lugar, cambia tus hábitos alimenticios si todavía no lo has hecho: evita la carne roja y aumenta el consumo de pescado.

Evita la obesidad. Reduce el consumo de azucar.

Aumenta el consumo de fruta y verdura.

Practica deporte. Este hábito es fundamental para llegar a la madurez en optimas condiciones fisicas.

Incluye alimentos protectores en tu dieta, como el aceite de oliva, tomate y ajo.

Cuidate, en estos casos prevenir es fundamental.